Ma Trinidad Murillo Herrera

Pintora con la boca

Mi nombre es María Trinidad Murillo Herrera, nací el 1ero de junio de 1958, en Huimanguillo, Tabasco, México.

Nací sin brazos. Empecé a caminar a la edad de 10 años, porque mis pies los tenía pegados a la rodilla, pero como mi madre comenzó a sobármelos, poco a poco empecé a arrastrarme por mí misma y fue así como pude caminar.

Poco a poco se me fue abriendo la mente y empecé a lavar ropa con mis pies, mi madre no me dejaba porque me decía que me podía enfermar. Pero como yo era un poco terca, lo hacía. También aprendí a preparar la comida.

Después mis padres me mandaron a la escuela y fue ahí, donde la maestra le dijo a mi padre que cómo es que yo podía agarrar el lápiz? Incluso yo podía agarrar un gancho para tejer y así ayudar con los gastos.

Tenía ganas de estudiar serigrafía, pero no tuve apoyo. Hasta que una prima me invitó a Guadalajara, Jalisco; fue ahí que conocí a Ixmael Martínez Ibarra, a quien Dios puso en mi camino, y me dijo que él pintaba con la boca porque no puede mover sus brazos, me invitó a su casa y dijo que yo también podría pintar con los pies o con la boca.

Fue así que poco a poco empecé a pintar, me aceptaron como estudiante de pintura en el Instituto Cultural Cabañas, de la ciudad de Guadalajara y he ido mejorando día con día.

También sé planchar, coser, lavar trastes, trapear, pues a pesar de mi discapacidad, la vida para mí la veo como si fuese una persona normal.

Tuve a mis hijos, una mujer y un varón y a ellos también les debo mi felicidad y mis ganas de seguir adelante, porque me han regalado tres nietos que los quiero mucho.

Esta es mi historia de sufrimientos, logros y esperanzas y pienso que todavía me quedan muchas cosas por hacer y con la gracia de Dios, podré salir adelante, porque para mí no hay impedimentos, lo que me propongo lo hago.

Pin It on Pinterest

Abrir chat