• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Tumblr
  • LinkedIn
Pintor con la boca

“EL AMOR DE MI FAMILIA Y LA PASIÓN POR LA VIDA,ME PERMITEN SALIR ADELANTE»

Vine a este mundo en 1983, vivo en Coyotepec Estado de México, mi infancia fue muy bonita jugando con mi hermano mayor siempre fui muy hiperactivo me acuerdo que tuve muchos golpes por ser muy atrabancado, fui a la escuela y en la secundaria empecé a trabajar con la familia de comerciante, terminé la preparatoria y me dediqué al trabajo en algunas empresas, como todo trabajador siempre me gustaba superarme y crecer.

A los 24 años me uní con mi novia María de la Luz que llevábamos 5 años de novios la conocí cuando fui su chambelán en su fiesta de 15 años y de ahí yo quede enamorado de ella y tuvimos una niña hermosa que nos enamoró aún más y creció más nuestro amor.

A los 27 años tenía un trabajo estable viendo crecer a mi hija y cumpliendo nuestras metas, pero mi vida daría un giro de 360°.

El 1ero de enero del 2011 todos nos despertamos temprano quedamos de ir de paseo a Guanajuato, visitamos un balneario, ya ahí desayunamos y me fui a nadar, me estaba echando unos clavados cuando en uno me impulse mucho y caí hasta el fondo golpeándome la cabeza, se me nubló la vista por unos segundos cuando abrí los ojos en el fondo del agua vi pasar unas manos en mi rostro y me pregunté de quien eran esas manos, sin darme cuenta que eran las mías con el golpe tan fuerte me rompí las cervicales 4ta., 5ta. y 6ta. del cuello lesionándome la medulla espinal. Yo no comprendía, salí a flote pero no podía tomar aire pues no podía voltearme y ya empezaba a tomar agua cuando las personas se dieron cuenta, entre todos los familiares me ayudaron a salir me trasladaron en ambulancia al Hospital y friamente me dijeron los doctores que no volvería a caminar, ni a mover mis manos que mi diagnostico era cuadriplégia. Me operaron de las cervicales colocándome una placa, fue un golpe emocional muy fuerte pues todos mis sueños se vinieron abajo y además se me hizo una úlcera en la cóxis por estar en cama 15 días sin movimiento, que si no morí del golpe podría morir por la úlcera pero aún no sabía todo lo que me esperaba.

Pase por un proceso de negación y de enojo conmigo mismo hasta que llegó la aceptación, siempre tuve el apoyo de mi familia, me di cuenta que cada mañana que entraba el sol a mi cuarto era muy hermoso y ahora los pequeños detalles los tomo más en cuenta que antes porque tenía mucho  estrés en el trabajo; ahora por ejemplo, aprecio cuando el aire entra por la ventana y percibir los olores de la fresca mañana.

Y fue cuando puse mi vida en una balanza, vi que tenía dos opciones, una quedarme ahí acostado para el resto de mi vida y dejarla pasar o luchar y salir adelante, tomé la segunda opción. Estuve dos años en terapia en el DIF en el pueblo donde vivo, me di cuenta que podía adaptar instrumentos para comer, empecé a tener un poco de control en mi cuerpo y pude estar en mi silla de ruedas por más tiempo.

A pesar de tener muchos logros, mi vida seguía siendo incierta. Me la pasaba en casa encerrado después de hacer mi terapia, pasando el tiempo tuvimos la oportunidad de trabajar en un internet mi esposa y yo y a pesar de que ya teníamos una actividad diaria, sinceramente no me sentía satisfecho, en el fondo me seguía sintiendo incapáz de hacer algo, pues en realidad todo lo hacia mi esposa, yo sólo apoyaba a las personas cuando no sabían realizar un trabajo; sin embargo todas esas salidas al trabajo diario me ayudaron a fortalecer mi cuello y mi cuerpo, lo que me permitía permanecer por largos períodos sentado en mi silla. Así, después de casi un año y ante todo Dios sabe cuando llegan las cosas, viendo unos videos en internet vi a un joven pintor con la boca dando su testimonio de vida. Él tiene la misma lesión que yo y llegando a la casa empecé a dibujar con la boca, dibujé unos ratoncitos de fomi que estaban colgados en la puerta y quedaron muy bien, me emocioné al ver que lo podía hacer.

El dibujar, me relajaba y mantenía mi mente ocupada y no estar de ocioso. Empecé a comprar pinturas de óleo y pinceles y en una cartulina comencé a hacer mezclas apoyándome sólo de videos en internet.

Sin embargo, sentía que aún me faltaba mucho por saber y teniendo la duda si existía la Asociación de Pintores que vi en internet. Fue cuando decidí ponerme en contacto con la Asociación de Pintores con la Boca y con el Pie.

Marqué y me contesto una Señora llamada Raquel, muy amable me oriento sobre mis dudas y me aconsejó que si realmente me gustaba la pintura preguntara en la casa de cultura de mi localidad para tomar clases formales y al día siguiente fuimos a preguntar y encontramos un maestro que daba clases de dibujo y me dijo que no trabajaba la técnica al óleo porque era muy caro, pero se ofreció a darme cursos de pintura particulares; haciendo un esfuerzo yo acudí una hora dos veces a la semana y empecé a aprender la técnica de pintar con café, después hice unas obras al óleo y continué con mis clases; pasó un tiempo y debido a que mis recursos económicos ya no me permitieron seguir pagando las clases, me decidí a hablar otra vez a la Asociación de Pintores (APBP) pero esta vez visité las oficinas y le explique mi situación a Raquel, al ver ella mis cuadros me dijo que necesitaba trabajar más, me ofreció la oportunidad de tomar clases con un becario de la Asociación de Pintores que por suerte me queda a una hora de mi casa.  Raquel me puso en contacto con el pintor Juan González Cervantes, pintor con la boca e inmediatamente a la semana inicie mis clases de pintura con él.

Juan me orientó y me dió materiales, yo haciendo un esfuerzo empecé a comprar material de mejor calidad y hemos trabajando mucho, él me ha enseñado la técnica del óleo.

Ahora soy becario de la Asociación de Pintores con la Boca y con el Pie, mi vida se ha transformado. Sigo estudiando para cada día ser major.

Muchas gracias.

Pin It on Pinterest