Carlos Fernando Araujo
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Tumblr
  • LinkedIn
Pintor con la boca

Nací el 21 de agosto de 1988, en Choix, Sinaloa, México. Actualmente vivo en Los Mochis. A la edad de 21 años me fracturé el cuello, cuando caí al río de cabeza y me lesioné la médula espinal en la cervical 5. Los médicos me dictaminaron cuadriplejia. A los 4 meses del accidente me pudieron sentar en una silla de ruedas y con rehabilitación he mejorado tanto en movimiento como en sensibilidad en la parte superior de mi cuerpo, pero sin recuperar el movimiento de mis manos.

Mis padres están separados desde hace 12 años y vivo con mi madre y mi hermana de 14 años, tengo un hermano de 21 años quien vive en Estados Unidos.

Estudié hasta el 2do año de preparatoria.

Nos venimos a vivir a Los Mochis, debido a mi rehabilitación, ya que en mi pueblo no había las posibilidades de desarrollo y no hay facilidades de una buena atención médica. Mi madre trabaja planchando ropa para subsidiar nuestros gastos, pero ha sido muy difícil, porque no es suficiente.

Hace 2 años conocí a la Sra. Brenda Látigo, quien es presidenta de la Asociación Paso Firme que apoya a personas con discapacidad y me invitó a un taller de pintura, al que asisten personas, que al igual que yo están impedidas del uso de sus manos. Ahí conocí a las maestras Martha González y Lidia de Jesús Cháidez, quien también pinta con la boca y eso me motivó mucho. Desde enero del 2012 tomo clases con ellas. Al principio me pareció difícil pero cuando aprendí un poco y con la práctica me di cuenta que es posible pintar con mi boca. Desde el mes de marzo de 2013, la maestra Martha me da clases particulares en mi casa, lo que me ayuda a que avance más rápido.

Cuando estaba en la primaria me gustaba mucho dibujar, pero lo hacía como una distracción. Ahora que retomé la pintura, me siento emocionado, ya no estoy en mi casa pensando cosas malas o preocupado. Cuando pinto un cuadro me doy cuenta que si puedo hacerlo bien y que voy mejorando, eso ha cambiado mi vida, me siento feliz y me gusta cada vez más la pintura. He participado en varias exposiciones con el grupo, tengo amigos y mi deseo más grande se ha cumplido, ahora soy becario de la Asociación de Pintores con la Boca y con el Pie, lo que me permitirá comprar mi material para pintar y seguir aprendiendo y así poder algún día, ser autosuficiente.

Pin It on Pinterest

Abrir chat